Para vivir tranquilo con la seguridad de que su familia y su hogar están bien protegidos.

Cubre, fundamentalmente, el pago de una indemnización, el coste de reparación o la reposición de sus bienes por:

- Los daños que pueda sufrir la estructura de la vivienda. A esto se le llama Continente.

- Los daños a su Contenido: muebles, ropas, electrodomésticos, joyas, etc...., en definitiva todo lo que hay dentro de la casa.

También le respalda con un capital por la responsabilidad civil que puedan reclamarle terceras personas en su condición de propietario o inquilino y como cabeza de familia.

Los riesgos que cubre:

Incendios, explosiones, robos o atracos, escapes de agua, daños por causas atmosféricas como lluvia, viento, pedrisco, inundaciones etc...

La indemnización que le paguen dependerá de los capitales que contrate para asegurar su Continente y Contenido.

Puede asegurar bajo esta póliza la estructura de su vivienda (el Continente) y todos sus bienes, muebles y enseres personales que hay dentro (el Contenido).

SUMAS ASEGURADAS

Los capitales asegurados son los valores que atribuye a su vivienda y a sus bienes.

Es importante que contrate los capitales correctos para que la indemnización que reciba en caso de siniestro sea suficiente para compensar sus pérdidas económicas.

Si el capital asegurado es inferior al valor real de sus bienes, le pagarán en la misma proporción los objetos dañados o destruidos.

Debe asegurar su casa por lo que le costaría reconstruirla. No debe considerar el valor del terreno ni el importe que pudiera conseguir al venderla.

Sus bienes y enseres personales y domésticos debe asegurarlos por el importe que le costaría si tuviera que comprarlos nuevos.

Las pólizas suelen tener un límite en la cantidad que pagan por joyas u otros objetos de valor (cámaras fotográficas o de video, colecciones de sellos o monedas, pieles, objetos de arte etc.). Si esta cantidad es insuficiente para los objetos que va a asegurar, puede pedir una ampliación.

En el Seguro de Hogar se habla de siniestro cuando hay daños en los bienes asegurados causados por un riesgo cubierto.

Los siniestros debe comunicarlos en un plazo de siete días desde su ocurrencia.

RECOMENDACIONES

- Lea la póliza detenidamente antes de firmarla.

- Guarde toda la documentación que le entreguen. Puede serle útil en caso de siniestro.

Seguros de hipoteca:

Al contratar una hipoteca, el banco le va a ofrecer o a incluir automáticamente un seguro que cubra al menos el incendio por lo que es importante revisar coberturas y capitales asegurados:

a) Coberturas: Revisar si lo que cubre el producto del banco es suficiente.

b) Capitales: En el capital asegurado para el continente hay que tener en cuenta:

1. Si la hipoteca se suscribe por un porcentaje elevado del coste de la vivienda, el capital que asegura el banco será superior al necesario (normalmente consideran el precio de compra/venta de la vivienda y no el valor de reconstrucción).

2. Si la hipoteca se suscribe por un porcentaje reducido, el capital asegurado puede resultar insuficiente.

Por lo tanto, si el seguro que le ofrece el banco no le convence puede contratar el seguro con otra entidad y presentar el justificante al banco.

Aseguradoras